Charla Prevención Consumo de alcohol: “5 claves para evitar conductas de riesgo”

Jornada Educación Digital
August 30, 2019
Misa de la chilenidad
September 10, 2019

Una de nuestras preocupaciones más importantes, desde el punto de vista formativo es la prevención del consumo de alcohol en nuestras hijas. En la etapa previa a la adolescencia, los padres como primeros educadores, juegan un rol fundamental. Por ello Seduc, organizó para los apoderados de 6º básico,  la charla “5 claves para evitar conductas de riesgo”, dada por Benjamín Prieto, médico y profesor del colegio Tabancura.

¿Cómo prevenir que nuestras hijas no consuman alcohol en la adolescencia?

No hay recetas mágicas, pero sí existe un conjunto de buenas prácticas que protegen a los hijos:

– Aumentar la percepción de riesgo del consumo: Quizás como padres al hablar de alcohol pensamos en una cerveza en el contexto de un asado. Sin embargo, los adolescentes toman un tipo de alcohol más fuerte, en cantidades mucho mayores y en un período de tiempo mucho más limitado.

Transmitir que eso es muy peligroso es lo importante. Está comprobado que si los padres manifiestan desaprobación, los hijos consumen menos.

– La acción de la familia: La acción preventiva de la familia es la más importante sobre todo por su efectividad. Para ello, algunas buenas sugerencias son tener control sobre el dinero que se les da, un exceso de recursos, sin duda, facilita el acceso al trago.

También es importante el horario de llegada después de los panoramas en la noche. Mientras más tarde están en el carrete, más se exponen al consumo de alcohol. Lo mismo con la cantidad de veces que salen el fin de semana. En esto ayuda mucho siempre ir a dejarlas y a buscarlas y aplicar un adecuado monitoreo parental.

El monitoreo parental implica principalmente tres cosas:

– Saber siempre donde está mi hija.

– Conocer a sus amigas.

– Estar atentos a cómo les va en el colegio.

Es importante que los hijos tengan la percepción de que existe este monitoreo.

– Buen uso del tiempo libre: No da lo mismo lo que nuestros hijos hacen en él, ni da lo mismo los permisos que damos.

El deporte es un factor protector en la medida que sea una actividad estructurada, con objetivos definidos y constante.

Por el contrario, si se practica deporte solo como una excusa para estar con los amigos, este deja de ser un factor protector. De hecho, son ambientes que pueden favorecer el consumo.

– En el ámbito personal, los factores protectores son un buen grupo de amigos, evitar las discoteques y la asistencia a fiestas en las que no se conoce ni al dueño de casa y, por último, la religiosidad. Ir a misa el domingo, rezar de vez en cuando y estar de acuerdo con la idea de que mi fe es importante, son factores protectores frente al consumo de alcohol.

En Síntesis

La 5 herramientas para proteger a los hijos del consumo de alcohol son

1. Conversar con los hijos este tema desde que son chicos y transmitir muy bien la postura de los padres frente al alcohol.

2. Dar buen ejemplo: Limitar lo que los padres toman y evitar que las celebraciones sean definidas por lo que se toma.

3. Escuchar no sermonear

4. Fomentar una buena relación.

5. Decirle a los hijos lo que se espera de ellos.

Atención: ¡En la adolescencia no existe el consumo responsable porque por edad no son responsables. No tienen la capacidad de comportarse como un adulto, simplemente porque no los son!